👠 Historias

Leila Velez: su Beleza Natural la hizo millonaria


La historia de la emprendedora brasilera Leila Velez me parece fascinante. Antes de convertirse en dueña de su cadena de salones y empresa de fabricación de productos para el cuidado de cabellos rizados, Leila trabajó en Mc. Donald’s y Avon, corporaciones que le sirvieron de escuela para luego apostar por su sueño. Ella creció en una favela en Río de Janeiro y afirma que mucha de la filosofía de su empresa la adquirió del espíritu comunitario de los barrios marginados de Brasil.

Les comparto, entonces, este artículo escrito por Viridiana Mendoza para Forbes México. Espero esta historia les resulte tan inspiradora, tal como a mi. 👇👩‍🦱


Bullicio, estrechas calles empinadas y resbalosas a la menor llovizna, olor a pan relleno de pollo, música, calor, humedad. Hay quienes dicen que caminar entre las favelas de Río de Janeiro es una idea peligrosa; sin embargo, haber crecido en una favela le ayudó a Leila Velez a construir los pilares que rigen su negocio, Beleza Natural, una cadena de salones de belleza y productos cosméticos y capilares que factura más de 100 millones de dólares (mdd) al año.

Cuando Leila tenía sólo 14 años, su idea de negocios era apenas un sueño que vislumbraba en sus ratos libres durante su trabajo en Mc.Donald’s. Ahora, más de 20 años después, la empresaria carioca afirma que esa experiencia laboral se convirtió en el mejor MBA que pudiera cursar.

“Mucha gente se sorprende cuando digo que Mc.Donald’s me ayudó a generar los pilares de mi negocio; lo cierto es que es justo en una cadena multinacional donde uno puede aprender sobre cómo hacer escalable una idea de negocio, cómo tener procesos ordenados, cumplir con estándares de limpieza. Es donde te das cuenta de la importancia de la atención al cliente”.

El trabajo duro es el ejemplo que Leila recibió en su niñez: su madre se dedicaba a lavar ropa y su padre era conserje. Para salir adelante, Leila no sólo trabajó en Mc.Donald’s, también lo hizo en compañías de venta directa, como Avon. “Una de las cosas que me motivó a crear mi empresa fue la necesidad de toda mujer de contar con una autoestima elevada. Con la humedad en Brasil siempre lidié con mi cabello rizado; muchas mujeres solucionan el poco control del cabello con extensiones, productos agresivos para alaciar…, era importante que alguien pensara en una alternativa para hacer que las mujeres se sintieran hermosas con sus rizos”, relata Leila Velez en entrevista con Forbes.

De acuerdo con los datos de Beleza Natural, 17% de las mujeres en Brasil tienen cabello rizado. El mercado de belleza, higiene y productos capilares tiene un valor superior a 13.000 millones de dólares y representa 1,8% del PIB brasileño, estima el reporte de resultados de 2014 de la Asociación Brasileña de la Industria de Higiene Personal, Perfumería y Cosméticos.

Cómo crear un negocio millonario

Leila considera que la lección de negocios más importante de su carrera como emprendedora es rodearse siempre del mejor equipo. En 1993 se asoció con su amiga Zica Assis y su esposo Jair. El capital para abrir su primer salón de belleza en Río de Janeiro provino de la venta del auto de Jair.

“El financiamiento y la ubicación de los negocios son siempre uno de los principales retos para los emprendedores. En un mundo donde todo se mueve muy rápido es necesario tener ideas que hagan que los inversionistas confíen. Jair tenía confianza en que lograríamos algo interesante”, dice la emprendedora, quien ha sido reconocida como uno de los talentos emergentes de ALUMNA, iniciativa del Women’s Forum for the Economy & Society, que reúne a mujeres líderes de menos de 40 años, así como miembro de CEO Champions, que convoca a mujeres y hombres promotores de la diversidad de género en sus espacios de trabajo.

Leila Velez y Zica Assis, socias en Beleza Natural

Beleza Natural cuenta con dos características que dotan al negocio de diferenciadores en el mercado. La primera es que se trata de una firma especializa da en cabello rizado y la segunda es la aplicación de productos en los salones de belleza, pues el proceso es similar a la producción en serie de una fábrica; es decir, cada clienta es tratada en diferentes estaciones donde se realiza una actividad particular.

Además, la cadena cuenta con precios accesibles para toda la base de la pirámide.

Actualmente, 17% del staff de Beleza Natural son mujeres, quienes tuvieron un primer acercamiento a los productos como clientas. El modelo de negocios abarca más de 35 salones de belleza en cinco diferentes estados de Brasil, los cuales atienden a más de 130.000 clientes cada mes.

Adicionalmente, Beleza Natural cuenta con una línea de productos para el cabello y una línea de cosméticos.

De acuerdo con la Asociación Brasileña de la Industria de Higiene Personal, Perfumería y Cosméticos; los dos principales retos de la industria son la innovación y la necesidad de que los productos cuenten con certificaciones de producción orgánica, que garanticen el respeto al medio ambiente.

Sin embargo, Leila considera que el reto más grande para su negocio ahora mismo es la expansión. Ella espera abrir una tienda en Nueva York, que sería el primer paso en su plan de internacionalización. “Elegimos Estados Unidos porque hay una gran mezcla cultural con mujeres de todo el mundo, y hay muchas mujeres de cabello rizado que quieren una alternativa personalizada. Queremos exportar el modelo y llegar a esas mujeres”.

Impacto social en las favelas

“Crecer en una favela implica carencias, pero también un sentido de comunidad que no se ve en todas partes. Tienes que estar conectada con las personas y estar siempre dispuesta a ayudar. En las favelas, las puertas están siempre abiertas y no importa qué tan grandes sean las dificultades, siempre hay diferentes maneras de encontrar soluciones juntos”, dice Leila.

Para la empresaria, el sentido de comunidad es uno de los pilares de su estrategia de negocios. “El dinero no es el fin de un negocio; el fin de un negocio es mejorar las condiciones de las personas que están alrededor”.

Leila sabe la importancia de contar con una preparación. Ella tuvo la oportunidad de tomar cursos de emprendimiento en la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia, aprendió inglés e incluso cursó un MBA en la escuela Coppead, en Río. Sin embargo, la emprendedora está consciente de que la escuela no lo es todo.

“La más grande lección que aprendes como emprendedora es que no puedes hacer las cosas sola y al elegir a un equipo no debes guiarte sólo por el currículum, sino por el impacto que tus elementos pueden generar en la vida de las personas. Ésa es la mejor carta de presentación: si logras rodear te de personas de alto impacto tendrás una empresa de alto impacto”.

¿Qué aprendizajes te dejó esta historia emprendedora?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.