❤️ Colaboraciones

Efectos positivos de mejorar tu aspecto como emprendedora


Tengo algo que confesar: No tengo un buen día si no me siento cómoda conmigo misma físicamente, ¿les ha pasado algo similar?

El aspecto parece ser una característica muy importante en nuestra generación, gracias a las redes sociales que nos muestran personas con «vidas, cuerpos y rostros perfectos». Y a pesar de saber que detrás hay miles de trucos: fotógrafos, luces, retoques digitales, aplicaciones y demás herramientas… igual sentimos la presión de alcanzar esa supuesta perfección.

Sí, sabemos que la perfección no existe, pero secretamente sentimos cierto morbo, pensando que estas personas son felices porque lucen «perfectas», cuando en realidad, muchas veces, es al contrario.

Ahora bien, cuidar de ti y de tu aspecto no significa que vas a modificar tu ser o que te convertirás en una persona superficial… ¡NO! Cuidar tu aspecto significa que puedes reconocer tus defectos, realzar tus virtudes y sentirte cómoda en tu propia piel, recordando siempre que nuestro cuerpo es el hogar de nuestro ser; por ende, cuidarlo y atesorarlo nos asegurará una conexión más profunda entre mente-cuerpo- espíritu.

Algunas personas me han expresado: “Jennifer, pero hay personas exitosas que no cuidaban su aspecto ni su estilo y eso fue parte de su éxito… no dedicarle tiempo a su aspecto sino concentrarse en su trabajo”, y mi respuesta es que eso no es cien por ciento verdadero. Steve Jobs, por ejemplo, tenía solo un look para sus presentaciones: jeans gastados, zapatos deportivos y una camiseta negra acompañado de sus lentes… aún así, con ese estilo relajado, Jobs siempre lució presentable y aseado, nunca se presentó con un aspecto desaliñado. Ciertamente, siempre fue fiel a su estilo, así como Mark Zuckerberg y Bill Gates.

Otra excusa que escucho con frecuencia es: «no tengo suficiente tiempo para arreglarme…». Si dedicáramos el tiempo que malgastamos viendo ‘personas perfectas’ en redes sociales y lo invirtiéramos en ser la mejor versión de nosotras mismas, les garantizo que nos sentiríamos y luciríamos mejor.

La imagen no es algo netamente superficial ni un problema de esta generación, simplemente se sobre-valoró el concepto y colocamos en un pedestal a quienes consideramos más guapas.

Es cierto que las personas nos sentimos atraídas por otras de acuerdo a cómo se ven, pero a veces la energía que proyectan tiene más peso en esa primera impresión. Por ejemplo, una persona que se siente cómoda y en confianza consigo misma, logra más magnetismo ante los demás que alguien solamente hermosa físicamente, pero sin confianza alguna.

Entonces, cuando hablo de mejorar tu aspecto, me estoy refiriendo a una combinación entre tu apariencia física y la confianza que reflejas en tu comportamiento. Cuando eres emprendedora, debes utilizar códigos de vestimenta acorde a la ocasión, sin perder tu esencia/personalidad, y mostrar seguridad en tu expresión y lenguaje corporal. Esa es la combinación ganadora.

El objetivo no es cambiar quien eres, sino resaltar tus virtudes. Esto nos hará sentir cómodas con nosotras mismas, en confianza con nuestro ser y seguras de que estamos proyectando los valores de nuestro emprendimiento.


JENNIFER RÍOS
Síguela en @ByEnniRios.
Licenciada en Relaciones Industriales. Life Coach certificada por ILC Academy. Certificación Junior en Social Media y Community Manager.

➞ Jennifer es #ColaboradoraASE desde Chile 🇨🇱

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *