El reto de las Mamás Emprendedoras

trabajar_desde_casa

Las mujeres que inician un negocio deben ubicar su nicho de mercado y conocer sus fortalezas; para emprender un negocio exitoso, muchas veces deben sacrificar su tiempo familiar.

Cada vez un mayor número de madres inician un negocio tras formar una familia. En Estados Unidos, la cifra de empresas propiedad de mujeres supera los 8.3 millones, lo que se traduce en empleo para alrededor de 7.7 millones de personas. Estas cifras forman parte del informe Women Owned Businesses Report de American Express en el mercado estadounidense en 2012.

El primer paso para insertarse en esta nueva faceta no es sólo detectar una oportunidad de negocio, sino entender en qué rubro eres buena, con qué red de contactos cuentas y qué estás dispuesta a sacrificar como mamá. Así lo menciona Esperanza Ricalde Sarmina, directora institucional de la Red de Incubadoras de Empresas de la Universidad del Valle de México (UVM).

Combinar la camiseta de mamá con la de responsable de un negocio tiene sus retos. Las mamás deben tomar consciencia del momento que vive su hijo y a partir de eso determinar con cuánto tiempo dispone para iniciar y llevar el proyecto. “De no hacerlo vienen los remordimientos y los sufrimientos por no poder con ninguna de las dos cosas”, aclara la directiva.

A las madres con hijos pequeños les conviene organizarse por citas, y si se trata de un local considerar, desde el inicio, la ubicación y el respaldo de otra persona. Ricalde asegura que las mujeres emprendedoras deben ser estratégicas y prepararse para enfrentar los “reproches” en su círculo inmediato, por no ser mamá de tiempo completo.

¿Dónde se mueven?

Un informe de la asociación Mumpreneur France refiere que el perfil de las emprendedoras reúne características, como edad entre los 25 y 40 años, y experiencia laboral previa en un empleo fijo. Siete de cada 10 mujeres asegura haber comenzado su negocio para ganar independencia, y empezaron a partir de sus actividades en el último empleo. Seis de cada 10 busca con mayor flexibilidad.

El principal motivo de renuncia en las mamás es contar con pocas opciones de flexibilidad para equilibrar su nuevo esquema de vida con el trabajo, por eso ellas suelen ser las primeras en realizar esas retribuciones como empleadoras. Esta situación es muy valorada por los colaboradores, en especial en épocas de crisis cuando la posibilidad de negociar en términos de dinero es menor, dice Nuria Chinchilla, directora del Centro Internacional Trabajo y Familia del IESE Business School.

La directora de la Red de Incubadoras en la UVM, Esperanza Ricalde, sugiere elegir un nicho de mercado que demande servicios especiales de calidad. A ellos se suma hacer alianzas estratégicas con otras mujeres que pueden apoyar en aspectos, esenciales, como cuidar al hijo, en caso de una cita urgente de trabajo.

“En el ecosistema emprendedor mexicano faltan instancias específicas de apoyo, sobre todo para mujeres. Por eso ellas necesitan definir cuáles son sus aliados en su condición de madres y empresarias. Pueden regresar a la escuela, buscar en universidades o en delegaciones, lo importante es llegar más preparadas”, aclara la directora.

Las mujeres suelen ser buenas negociadoras, pero en términos de números para montar una oficina requieren más impulso. “Anotar lo que entra y sale, ser muy claras en su presupuesto” es de las mayores áreas donde se necesita trabajar con las emprendedoras, asegura Ricalde.

Con información de CNN Expansión

The following two tabs change content below.
Así se Emprende
Motivación, orientación y formación a Mujeres Emprendedoras para ir del sueño al hecho, de la idea al negocio. TODO ES POSIBLE ¡EMPIEZA HOY!
Así se Emprende

Así se Emprende

Motivación, orientación y formación a Mujeres Emprendedoras para ir del sueño al hecho, de la idea al negocio. TODO ES POSIBLE ¡EMPIEZA HOY!

You may also like...

Por favor inicie sesión para comentar.

*

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.