Cambiar el switch: Establecer una mentalidad de emprendedor

Eco-Entrepreneur-Challenge

Como muchos emprendedores saben, difícilmente habrá “algo seguro” dentro del mundo de los negocios. Uno de los desafíos más grandes que enfrentará alguien que está buscando abrir y manejar un negocio, es tratar de estar seguro de cómo resultarán las cosas.

Puede ser tan desafiante que es capaz de paralizar a un aspirante a emprendedor de saber incluso qué es lo necesario para comenzar un nuevo negocio. En pocas palabras, esto significa que no existe una manera fácil de saber cómo cambiarán las tendencias, cómo trabajarán las personas con las que te asocies, si aprobarán o rechazarán tu proyecto o si los vendedores te pagarán a tiempo.

Según la SBA, Small Business Administration (Administración de Pequeños Negocios), los pequeños negocios generaron el 65% de los nuevos trabajos a nivel nacional en los EE. UU., en los últimos 17 años. Entonces, ¿estás dispuesto al desafío?

La incertidumbre está garantizada en todos los aspectos de la vida

No importa cuánto planeemos a futuro; no podemos controlar todo y siempre habrá incertidumbre. De hecho, imagina un mundo en el que puedes controlar todo: Si nunca experimentas el fracaso, ¿cómo puedes realmente disfrutar la emoción del éxito? Si nunca te han desafiado, ¿cómo puedes saborear la felicidad de ganar? Es importante darse cuenta que la seguridad y la incertidumbre son cuestiones de perspectiva.

Un trabajador puede sentir que el tráfico, trabajar con ese compañero de oficina que no le cae bien, no saber cuándo tendrá un aumento, repetir las tareas y gastar más tiempo en el trabajo que con la familia, son seguridades que puede aceptar, porque cree que el mejor pago es un predecible y fijo cheque a fin de mes.

Es el pago, la recompensa, lo que motiva a un trabajador a hacer cosas que no quiere, durante la mayoría de su tiempo y cree que lanzarse solo es demasiado difícil. Este mismo individuo cree que ser su propio jefe es sólo una codiciosa embestida por riqueza, de la cual se convence a sí mismo que no necesita o no quiere.

La libertad y el crecimiento personal, ¿te son atractivos?

Para el emprendedor, la mayor recompensa no necesariamente es el dinero; es la libertad y el crecimiento personal. Las cosas que los trabajadores aceptan, los emprendedores no lo hacen; el cheque a fin de mes no es lo que ellos quieren.

No quieren un día a día predecible, sino la libertad de desafiarse a sí mismos y trabajar desde donde quieran, en sus propios horarios. Quieren trabajar de manera adrenalínica sin saber cómo resultará todo y sabiendo que todo lo que ganen o pierdan, depende sólo de ellos. De hecho, las cosas a las que temen son las mismas que aceptan los empleados que se benefician al ser parte de una compañía que no es de ellos.

Finalmente, los emprendedores creen que trabajar para ellos mismos es más seguro que trabajar para otros, porque creen que su compañía sólo fracasará cuando ellos se rindan. Ellos confían en sí mismos más que en las empresas sin rostro, porque perciben que están tomando una ruta menos riesgosa.

Al igual que la seguridad y la incertidumbre, el riesgo también es cuestión de percepción. Muchas personas, con mentalidad de trabajador, creen que los emprendedores parten valientemente, esperando crear un negocio exitoso porque se dan cuenta que pueden hacer las cosas por sí mismos, como se retrata generalmente en los medios.

Sin embargo, la verdad es que la mayoría de los emprendedores exitosos se convirtieron en lo que hoy son, trabajando para alguien más y sin lanzarse, sino hasta haber estado completamente preparados. De hecho, los conocimientos, conexiones y recursos que obtuvieron, fue a través de sus trabajos.

En vez de trabajar pasivamente, ellos trabajaron para las compañías, de forma activa. Esto significa que aprendieron lo que más pudieron acerca de los detalles que ayudaban a la empresa a mantenerse vigente. Durante su experiencia laboral, investigaban la industria en la que estaban, las mejores prácticas y incluso descubrieron secretos de mercado.

Otra cosa que diferencia a los trabajadores de los emprendedores es qué hacen con su experiencia. Una vez que los emprendedores deciden transformarse en dueños de negocios, todos los posibles riesgos ya se tienen en consideración o se han minimizado.

Además, es muy importante tener en cuenta los sacrificios que ello implica:

  1. Trabajar en sus propios negocios, mientras aún trabajan para otros.
  2. Quedarse hasta tarde en la noche, para hacer la investigación y el trabajo necesario para partir.
  3. Minimizar el tiempo social.
  4. Usar dinero propio.
  5. Usar los días libres como los fines de semana y feriados para trabajar en sus proyectos.
  6. Redistribuir sus finanzas personales para poner dinero en pro del desarrollo de conexiones y el mismo proyecto.

Al final del día, ¿crees que tienes lo que se necesita para establecer una nueva mentalidad y cambiar el switch? Dar el salto de “jugar seguro” a “tomar un riesgo bien planificado” no es algo pequeño, pero podría ser más fácil de lo que piensas… Si no, ¿cómo podrías saborear la satisfacción de ganar?

¿TE ATREVERÍAS?

 

The following two tabs change content below.
Motivación, orientación y formación a Mujeres Emprendedoras para ir del sueño al hecho, de la idea al negocio. TODO ES POSIBLE ¡EMPIEZA HOY!

Latest posts by Así se Emprende (see all)

Así se Emprende

Motivación, orientación y formación a Mujeres Emprendedoras para ir del sueño al hecho, de la idea al negocio. TODO ES POSIBLE ¡EMPIEZA HOY!

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*