10 motivos para comenzar un negocio

10 motivos para comenzar un negocio

¿Estás interesada/o en emprender, te entusiasma la idea de tener tu propia empresa, disponer de tus horarios, planificar tu futuro? ¡Maravilloso! Entonces, debes saber que con un poco de esfuerzo y organización, éste puede ser el momento ideal para poner en marcha ese negocio que ahora imaginas.

Pero, ¿por qué abrirte camino sola/o? ¿Cuáles son las ventajas que te ofrece iniciar tu propio negocio?

A continuación te ofrecemos 10 grandes razones para comenzar tu negocio:

Eres tu propio jefe

¿Harta/o de que tu jefe/a te haga pasar un mal rato en un trabajo que, además, no te gusta? Si tienes tu propio negocio, la única persona a la que tienes que responder es a ti misma/o. Ser tu propio jefe te da la libertad de hacer las cosas a tu manera y poner en práctica tus propios planes. Por supuesto, vives o mueres por tus decisiones, pero eso es lo bueno, ¿verdad?

Tienes la oportunidad de hacer lo que te interesa

Si estás atascada/o detrás de un escritorio haciendo actividades en las que no tienes ningún interés, lo más probable es que prefieras hacer otra cosa. Lo bueno de ser un/a empresario/a es poder elegir el tipo de empresa que pondrás en marcha y dónde. Por lo tanto, siempre y cuando hayas hecho tus deberes adecuadamente y encontrado una brecha en el mercado, puedes convertir un hobby o interés en una empresa rentable.

Tu empresa = Tus plazos de entrega

Estar atrapada/o en un trabajo monótono generando beneficios para otros puede llegar a destruir el alma después de un tiempo. Inicia tu propia empresa y establece y cumple tus propios plazos.

Por supuesto, no te creas que podrás permanecer en la cama hasta el mediodía pensado que puedes trabajar un par de horas después de ver tu show favorito en la tele ¡se necesita mucha auto-disciplina! Pero el cumplimiento de tus propios objetivos puede ser una gran motivación para trabajar duro y llevar el negocio adelante.

Desarrolla tu creatividad

Si has pensado en independizarte y trabajar sola/o, habrás seguramente pensado en cómo hacer las cosas a tu manera. Ser un empresario/a te da la libertad para expresarte y desarrollar tu propio concepto en la forma que elijas. Por supuesto, siempre hay dificultades financieras, pero la capacidad de ser tan creativa/o como quieras es mucho más atractivo que un trabajo sin trascendencia.

No es tan difícil de hacer

Las noticias están llenas de historias sobre la cantidad de trámites burocráticos e impuestos que las pequeñas empresas tienen que enfrentar a diario. Sin embargo, no puedes permitir que estos incómodos trámites te hagan desistir de la necesaria labor de formalizar tu empresa y mantener una gestión responsable y legal.

Investiga qué organizaciones de apoyo están en marcha y funcionando en tu ciudad: ONG’s, cámaras empresarias, iniciativas de apoyo emprendedor o instituciones del Estado; que te acompañen y orienten al inicio de este camino. Luego, podrás caminar con tus propios pies.

Puede ser muy rentable

Si piensas que sólo las grandes empresas tienen grandes ganancias, estás equivocada/o. Hay innumerables historias de emprendedores que la “pegan del techo” con una gran idea, la aprovechan bien y antes del primer año están bien encaminados a lograr su primer millón.

Aunque el proceso de puesta en marcha suele ser muy difícil, con muchas horas de trabajo agotador y poco dinero, si gestionas bien tu negocio, puede que la recompensa sea enorme. Y, desde un punto de vista puramente egoísta, obtendrás la mayor parte de los beneficios para ti misma/o.

Es variada

Tratar con hojas de cálculo en un momento, con los proveedores al siguiente y luego echar un vistazo alrededor de tu nueva oficina… El trabajo de un empresario no sólo es mucho, también es muy variado.

Si actualmente te sientes muy poco inspirada/o por tu trabajo monótono, desde que empieces a trabajar en tu propia empresa te mantendrás ocupada/o y usando tus habilidades (las actuales y las que tendrás que desarrollar) al máximo.

Si deseas una carrera en la que cada día es diferente, entonces independizarte y crear tu propia empresa podría ser para ti.

Puedes tener un segundo trabajo

Por supuesto, si no te gusta o no puedes renunciar a un ingreso regular, siempre puedes obtener lo mejor de ambos mundos y conservar tu trabajo actual hasta que tu empresa despegue. A pesar que cumplir con ambos trabajos puede ser complicado, podría ser una opción, quizás la única, para comenzar tu propia empresa.

Reducir el tiempo de viaje

Si bien muchas empresas pequeñas operan desde sus oficinas, muchos empresarios consideran que administrar desde casa reduce los costos dramáticamente en las primeras etapas. Además de proporcionar un ambiente familiar y cómodo, trabajar desde casa implica cortar drásticamente los tiempos de traslado, evitar la maraña diaria con el transporte público o vías congestionadas del tráfico cotidiano.

El gran sueño puede convertirse en realidad

Quizás creas que poner en marcha una pequeña empresa no implica nada más que tener tu propio escritorio y tomar personal extra para abrir las puertas del negocio. Sin embargo, es posible crecer a lo grande.

No faltan ejemplos de empresarias/os que comenzaron con una pequeña tienda y presupuestos mínimos, y en poco tiempo empezaron a extender una cadena de tiendas propias o mediante franquicias y el  negocio explotó.

Tus comienzos pueden ser muy humildes, pero si te esfuerzas y trabajas con disciplina y constancia para lograr el éxito de tu negocio, en un futuro puedes convertir tu historia en la inspiración de otros que apenas comienzan el camino que ya tú transitaste.

Entonces,

¿TE ANIMAS A DARLE LA OPORTUNIDAD A TU IDEA DE NEGOCIO?

Con información de: Mujeres de Empresa

Deja un comentario

*

You May Also Like

Latest Products

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.